Sobre la Abuelita Ayahuasca

Rate this item
(1 Vote)

Ayahuasca es el nombre del elíxir que se consigue de la cocción de una liana del mismo nombre con otras plantas (todas procedentes de la Amazonia). La palabra ayahuasca proviene del quechua y puede ser traducido como: "la liana de los espíritus", "la enredadera del alma",  “la soga del muerto”, etc.

La ayahuasca nos ayuda en la misión de experimentar el Espíritu a un nivel muy profundo y a conectarnos con él. También nos hace muy concientes de la realidad de nuestro cuerpo y mente, y resulta una herramienta valiosísima en la sanación de ambos.

A la luz de la moderna medicina, las enfermedades tienen causas psicosomáticas. Los problemas personales y sociales tienen su origen en desequilibrios psicológicos. Estos desequilibrios no son propiedad del hombre, sino producto de aprendizajes erróneos y experiencias no digeridas que llamaremos “ego”. Lo que la experiencia con ayahuasca consigue es que durante el tiempo que duran sus efectos podamos desembarazarnos del "ego", o trascenderlo o confrontarlo; y contactar con el Espíritu, o la parte saludable y natural del hombre, permitiéndole que tome las riendas y nos haga ver la vida con sus experiencias en su forma real y saludable.

El efecto primordial que la ayahuasca tiene sobre nosotros, y la razón principal que debería atraernos a valernos de ella, es un profundo conocimiento de nosotros mismos en los niveles espiritual, mental y físico, que nos hace darnos cuenta del estado en el que nos encontramos, y que inicia el proceso de curación de cualquier desequilibrio existente. Los efectos producidos por ésta experiencia siempre profunda, pueden ser sutiles como una nueva visión de la vida más satisfactoria, mayor paz en nosotros y la posibilidad de tomar elecciones más íntegras; o mucho más tangibles en el cuerpo, como la curación de gastritis, asma o alguna otra enfermedad crónica. Como dijimos, casi todas las enfermedades tienen una causa psicosomática, de modo que la curación de la mente redunda en una curación del cuerpo.

Cuando el objetivo principal de la persona es curarse físicamente, deberá estar preparada para trabajar con  la sanación de la psique.

Es muy saludable acercarse a esta experiencia por el despertar y la salud de la conciencia. Aceptar la felicidad y el bienestar de la psique, independientemente del estado del cuerpo. Esto garantiza las mayores posibilidades de satisfacción en la vida. Paradójicamente, ello coloca también a la persona en la mejor posición para ser sanada físicamente.

Existen también los regalos de curación espontánea por parte de la Maestra, esto es algo que muchos han experimentado. No conocemos la forma en que se pueda determinar o garantizar las condiciones en las que esto ocurre como una dádiva.

Algunas personas tienen miedo de que la ayahuasca pueda producir adicción. Vale la pena señalar que en las culturas andinas y amazónicas que tradicionalmente la han utilizado, nunca se han producido casos de adicción, tolerancia o muerte por intoxicación. De hecho se usa para curar adicciones, y en Brasil ha tenido tanto éxito en éste renglón que goza de la aprobación gubernamental como un sacramento religioso debidamente reconocido.

En el aspecto terapéutico psicológico produce una especie de psicoanálisis aceleradísimo, y la comprensión y/o aceptación de nuestro lugar en el mundo y de nuestra persona como ser humano único pero con la capacidad de re-crearse. También facilita la catarsis o la abreacción, y a traves de ellas nos libera de las manifestaciones presentes de los traumas del pasado o de la acumulación de toxinas físicas o emocionales que acumulamos debido a nuestros malos hábitos. Mayores comprensión, trascendencia, libertad, asertividad o paz interior. Más de lo que verdaderamente eres y menos de lo que te daña.

Read 17947 times