La Ayahuasca en México

Rate this item
(2 votes)

 

La Ayahuasca en México no está legislada. No esta prohibida. Y tampoco está permitida. Y la forma en la que cada uno de nosotros se relacione con la Ayahuasca puede ser una ayuda o un estorbo para que el observador externo, llámese sociedad o gobierno, apruebe positivamente su uso llegado el momento.

Hay mucha Ayahuasca en México. El movimiento no es pequeño. Ya quedaron atrás los días en los que quienes queríamos tomar ayahuasca debíamos esperar durante meses a que algún chamán extranjero se acompañara con la medicina e hiciera ceremonias aquí hasta que se la terminaba.

Hay mucha Ayahuasca en México. Mucha gente la ha tomado. Y mucha gente la quiere tomar. Hay gente muy preparada y consciente ofreciéndola en ceremonias. Hay gente sin preparación ni responsabilidad ofreciéndola en ceremonias. Y hasta hay quienes la venden para su uso en casa; algunos con intenciones nobles y otros con intenciones denostables.

Como cada acción facilita la formación de un hábito, y cada paso nos orienta hacia un camino, será bueno que todos nosotros, quienes hemos sido bendecidos de alguna manera por esta Maestra, reflexionemos en lo que haremos para apoyar a lo que nos ha beneficiado. Pensar en nuestra relación con la Ayahuasca, porque es la Planta que nos enseña. Pero también pensar en nuestra relación con la Ayahuasca “en México”, porque es aquí en donde estamos viviendo.

UNA HISTORIA DE ÉXITO. La ayahuasca en Perú es patrimonio cultural. Y en Brasil es un sacramento religioso debidamente reconocido por el gobierno. Pero esta aprobación tiene una historia. Una historia que talvez no conozcas. Y que quisiera contarte. 

Al principio, claro, la ayahuasca no estaba aprobada por el gobierno. Había dos grandes movimientos religiosos que usaban la Ayahuasca en Brasil: El Santo Daime y la Unión del Vegetal; esta última usaba también la marihuana. Llegado el momento de actuar para que el gobierno diera una aprobación a su petición, la Unión del Vegetal tuvo que hacer la concesión de renunciar oficialmente al uso de la marihuana para que la aprobación de la ayahuasca fuera más fácil. 

Lo siguiente que tuvieron que considerar, fue si se cobijarían bajo el manto religioso o bajo el manto terapéutico, al momento de buscar una sanción favorable. Estar bajo el manto terapéutico los exponía a retrasar la esperada aprobación, debido a todos los exámenes y estatutos de todas las organizaciones y movimientos del área de la salud que quisieran participar en el proceso. Decidieron cobijarse bajo el manto religioso. Fue una decisión que aceleró el proceso. ¿Y los aspectos curativos que suceden en las ceremonias se dejaron de lado? No, no se dejaron de lado. Sólo debieron aceptar que, cuando alguien se curaba, oficialmente no era inteligente decir que la ayahuasca los había curado. Se diría algo así como “en una ceremonia con ayahuasca el Maestro Jesús se me apareció, y él me curó”. Así se trasladaba el asunto desde el área terapéutica hacia el área religiosa, y se recibían las bendiciones completas sin causar embrollos burocráticos.

Lo tercero es que la ayahuasca está aprobada porque se toma en ceremonias. Esto fue muy importante en Brasil y será muy importante en México. Al ser un sacramento religioso, la ayahuasca sería tomada en grupos con intenciones nobles y una preparación adecuada, acompañados por un individuo responsable, o un grupo responsable, que atendería y cuidaría a los asistentes, a la vez que daba la cara ante ellos, sus familias, y el gobierno. El gobierno se encarga de que se respeten algunas normas ordenadas para el bienestar de todos. Difícilmente se detiene a considerar casos individuales cuando se trata de dictar leyes para todo un país. Tener una institución religiosa con estatutos claros sobre sus procedimientos e intenciones, que ya dispone de un orden, facilitó enormemente que el gobierno diera su aprobación. Y la dieron.

UNA HISTORIA DE FRACASO. Ahora hablaremos del LSD en los Estados Unidos. Aunque el LSD no es una planta sagrada, comparte con las plantas sagradas las características de facilitar los estados ampliados de Conciencia y la curación de afecciones psicológicas, psicosomáticas y físicas. En un principio, el LSD fue usado por psiquiatras, médicos y psicólogos en Europa y los Estados Unidos como una medicina que curaba afecciones con las que otras técnicas no habían tenido éxito. Y tuvo resultados muy venturosos. Podía darse una sesión de psicoterapia bajo los efectos del LSD, y emergían con naturalidad y fuerza los aspectos más importantes del cuadro patológico del paciente, así como los aspectos curativos del propio organismo cuerpo/mente. Daba resultado.

Para bien o para mal, los efectos del LSD son muy agradables para los sentidos (al igual que los de las Medicinas Sagradas). Lo que pasó fue que el LSD empezó a salir de los laboratorios y de los consultorios y empezó a filtrarse en las calles y en las casas de las personas. Finalmente, llegó el momento en el que se podía conseguir con tanta facilidad y el uso estaba tan poco regulado, que un adolescente imprudente podía conseguirlo y agregarlo a los hielos del ponche en una fiesta de universidad para divertirse.

Lo que sucedió después es fácil imaginarlo: el LSD, que había tenido tantos efectos curativos y que gozaba de buena reputación entre los profesionales que se habían dado la oportunidad de probarlo en sus terapias, fue prohibido. Y no fue prohibido porque fuera malo. Fue prohibido porque se estaba usando de una manera irresponsable que el gobierno ya no podía controlar. De manera que se prohibió. Y se prohibió para todo el mundo, no solamente para los estudiantes universitarios ebrios; sino también para terapeutas, psiquiatras y médicos.

TÚ PUEDES HACER UNA DIFERENCIA. La situación de la Ayahuasca en México está en un momento crucial. El movimiento está tomando unas dimensiones que nos hacen pensar que no pasará desapercibido durante mucho tiempo. Y está en nuestras manos el poder controlar qué es lo que la sociedad y el gobierno verán cuando volteen hacia él. ¿Será una Medicina Sagrada no reconocida hasta ahora, que es tomada de manera responsable en lugares y circunstancias regulados, con un responsable experimentado al que se puede recurrir, y un método ordenado ya establecido que sólo espera ser aprobado? ¿Verán una comunidad de personas con coherencia interna, que son útiles para la sociedad, y que gozan de una salud física y psicológica superior? ¿O verá una droga ilícita, que la gente está usando irresponsablemente en casa y que es proporcionada por personas a quienes nadie puede recurrir por ayuda porque no dan su nombre ni muestran su rostro cuando comparten la medicina? ¿Verán una planta que, por muy sagrada que sea, está siendo conseguida en relación dealer-consumidor, y que será prohibida por no poder ser regulada debidamente?

Si la Ayahuasca ha representado una diferencia positiva en tu vida, quieres ayudar de una manera sencilla para que su uso se sitúe en el mejor contexto posible y sea probable para tus familiares o amigos poder recurrir a Ella en el futuro, hay algo muy sencillo y efectivo que puedes hacer: POR FAVOR, TOMA LA AYAHUASCA EN CEREMONIAS. Hay mucha gente compartiendo la Ayahuasca con amor y responsabilidad. Hay mucha gente haciendo las cosas bien. Encuentra un grupo que te guste y toma la ayahuasca con ellos.

No compres la medicina a quien te la vende para que la uses tú solo en casa. Claro, puede ser más cómodo y hasta más barato. Incluso concedemos que la persona que te la vende puede tener buenas intenciones. Pero ésa forma de actuar llevará irremediablemente a la prohibición de la Ayahuasca en México. Si los que la conocemos la tratamos como actualmente se tratan la cocaína y la marihuana, ¿qué podemos esperar de quienes no la conocen?

Si quieres, conoce la Ayahuasca y aprovecha Su amor para tu bienestar. Ten la sensibilidad y la fortaleza de asentar tus relaciones con la Ayahuasca en un camino que, con vistas al futuro, permita las mejores probabilidades de aprobación. La cosecha empieza en el momento de la siembra. Y una persona puede hacer toda la diferencia.                                          

                                                   Guillermo Ruiz Colmenero

 

*Todos tienen permiso de copiar y compartir este texto en páginas propias o en grupos a los que pertenecen, y en los que lo consideren apropiado. Pueden incluso compartirlo sin agregar el crédito de mi nombre.

**Nadie tiene permiso de cortarlo o enmendarlo para que diga algo diferente a lo que expreso aquí. Y tampoco de pegarlo en un grupo o muro ajeno al suyo para molestar al dueño o iniciar controversias.

 

 

 

 

Read 9754 times